Salmos
Capítulo 55-57
 

Capítulo 55

 
 
1ESCUCHA, oh Dios, mi oración, Y no te escondas de mi súplica.
2Estáme atento, y respóndeme: Clamo en mi oración, y levanto el grito,

3A causa de la voz del enemigo, Por la opresión del impío; Porque echaron sobre mí iniquidad, Y con furor me han amenazado.

4Mi corazón está doloroso dentro de mí, Y terrores de muerte sobre mí han caído.

5Temor y temblor vinieron sobre mí, Y terror me ha cubierto.

6Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría.

7Ciertamente huiría lejos: Moraría en el desierto. (Selah.)

8Apresuraríame á escapar Del viento tempestuoso, de la tempestad.

9Deshace, oh Señor, divide la lengua de ellos; Porque he visto violencia y rencilla en la ciudad.

10Día y noche la rodean sobre sus muros; E iniquidad y trabajo hay en medio de ella.

11Agravios hay en medio de ella, Y el fraude y engaño no se apartan de sus plazas.

12Porque no me afrentó un enemigo, Lo cual habría soportado; Ni se alzó contra mí el que me aborrecía, Porque me hubiera ocultado de él:

13Mas tú, hombre, al parecer íntimo mío, Mi guía, y mi familiar:

14Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, A la casa de Dios andábamos en compañía.

15Condenados sean á muerte, Desciendan vivos al infierno: Porque maldades hay en su compañía, entre ellos.

16Yo á Dios clamaré; Y Jehová me salvará.

17Tarde y mañana y á medio día oraré y clamaré; Y él oirá mi voz.

18El ha redimido en paz mi alma de la guerra contra mí; Pues fueron contra mí muchos.

19Dios oirá, y los quebrantará luego, El que desde la antigüedad permanece (Selah); Por cuanto no se mudan, Ni temen á Dios.

20Extendió sus manos contra sus pacíficos: Viólo su pacto.

21Ablandan más que manteca su boca, Pero guerra hay en su corazón: Suavizan sus palabras más que el aceite, Mas ellas son cuchillos.

22Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.

23Mas tú, oh Dios, harás descender aquéllos al pozo de la sepultura: Los hombres sanguinarios y engañadores no demediarán sus días: Empero yo confiaré en ti.

 
Capítulo 56
 
 
1TEN misericordia de mí, oh Dios, porque me devoraría el hombre: Me oprime combatiéndome cada día.
2Apúranme mis enemigos cada día; Porque muchos son los que pelean contra mí, oh Altísimo.

3En el día que temo, Yo en ti confío.

4En Dios alabaré su palabra: En Dios he confiado, no temeré Lo que la carne me hiciere.

5Todos los días me contristan mis negocios; Contra mí son todos sus pensamientos para mal.

6Reúnense, escóndense, Miran ellos atentamente mis pasos, Esperando mi vida.

7¿Escaparán ellos por la iniquidad? Oh Dios, derriba en tu furor los pueblos.

8Mis huídas has tú contado: Pon mis lágrimas en tu redoma: ¿No están ellas en tu libro?

9Serán luego vueltos atrás mis enemigos el día que yo clamare: En esto conozco que Dios es por mí.

10En Dios alabaré su palabra; En Jehová alabaré su palabra.

11En Dios he confiado: no temeré Lo que me hará el hombre.

12Sobre mí, oh Dios, están tus votos: Te tributaré alabanzas.

13Porque has librado mi vida de la muerte, Y mis pies de caída, Para que ande delante de Dios En la luz de los que viven.

 
Capítulo 57
 
 
1TEN misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma, Y en la sombra de tus alas me ampararé, Hasta que pasen los quebrantos.
2Clamaré al Dios Altísimo, Al Dios que me favorece.

3El enviará desde los cielos, y me salvará De la infamia del que me apura; (Selah) Dios enviará su misericordia y su verdad.

4Mi vida está entre leones; Estoy echado entre hijos de hombres encendidos: Sus dientes son lanzas y saetas, Y su lengua cuchillo agudo.

5Ensálzate sobre los cielos, oh Dios; Sobre toda la tierra tu gloria.

6Red han armado á mis pasos; Hase abatido mi alma: Hoyo han cavado delante de mí; En medio de él han caído. (Selah.)

7Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto: Cantaré, y trovaré salmos.

8Despierta, oh gloria mía; despierta, salterio y arpa: Levantaréme de mañana.

9Alabarte he en los pueblos, oh Señor; Cantaré de ti en las naciones.

10Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad.

11Ensálzate sobre los cielos, oh Dios; Sobre toda la tierra tu gloria.

 
 
Clic para regresar a Lectura de la Biblia en un año