Salmos
Capítulo 4-6
 

Capítulo 4

 
 
1RESPONDEME cuando clamo, oh Dios de mi justicia: Estando en angustia, tú me hiciste ensanchar: Ten misericordia de mí, y oye mi oración.
2Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? (Selah.)

3Sabed pues, que Jehová hizo apartar al pío para sí: Jehová oirá cuando yo á él clamare.

4Temblad, y no pequéis: Conversad en vuestro corazón sobre vuestra cama, y desistid. (Selah.)

5Ofreced sacrificios de justicia, Y confiad en Jehová.

6Muchos dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

7Tú diste alegría en mi corazón, Más que tienen ellos en el tiempo que se multiplicó su grano y su mosto.

8En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me harás estar confiado.

 
Capítulo 5
 
 
1ESCUCHA, oh Jehová, mis palabras; Considera la meditación mía.
2Está atento á la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque á ti oraré.

3Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré á ti, y esperaré.

4Porque tú no eres un Dios que ame la maldad: El malo no habitará junto á ti.

5No estarán los insensatos delante de tus ojos: Aborreces á todos los que obran iniquidad.

6Destruirás á los que hablan mentira: Al hombre de sangres y de engaño abominará Jehová.

7Y yo en la multitud de tu misericordia entraré en tu casa: Adoraré hacia el templo de tu santidad en tu temor.

8Guíame, Jehová, en tu justicia á causa de mis enemigos; Endereza delante de mí tu camino.

9Porque no hay en su boca rectitud: Sus entrañas son pravedades; Sepulcro abierto su garganta: Con su lengua lisonjearán.

10Desbarátalos, oh Dios; Caigan de sus consejos: Por la multitud de sus rebeliones échalos, Porque se rebelaron contra ti.

11Y alegrarse han todos los que en ti confían; Para siempre darán voces de júbilo, porque tú los defiendes: Y en ti se regocijarán los que aman tu nombre.

12Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Lo cercarás de benevolencia como con un escudo.

 
Capítulo 6
 
 
1JEHOVA, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues con tu ira.
2Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque yo estoy debilitado: Sáname, oh Jehová, porque mis huesos están conmovidos.

3Mi alma asimismo está muy conturbada: Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?

4Vuelve, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia.

5Porque en la muerte no hay memoria de ti: ¿Quién te loará en el sepulcro?

6Heme consumido á fuerza de gemir: Todas las noches inundo mi lecho, Riego mi estrado con mis lágrimas.

7Mis ojos están carcomidos de descontento; Hanse envejecido á causa de todos mis angustiadores.

8Apartaos de mí, todos los obradores de iniquidad; Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.

9Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración.

10Se avergonzarán, y turbaránse mucho todos mis enemigos; Volveránse y serán avergonzados subitáneamente.

 
 
Clic para regresar a Lectura de la Biblia en un año