Salmos
Capítulo 142-144
 

Capítulo 142

 
 
1CON mi voz clamaré á Jehová, Con mi voz pediré á Jehová misericordia.
2Delante de él derramaré mi querella; Delante de él denunciaré mi angustia.

3Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda. En el camino en que andaba, me escondieron lazo.

4Miraba á la mano derecha, y observaba; mas no había quien me conociese; No tuve refugio, no había quien volviese por mi vida.

5Clamé á ti, oh Jehová, Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes.

6Escucha mi clamor, que estoy muy afligido; Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

7Saca mi alma de la cárcel para que alabe tu nombre: Me rodearán los justos, Porque tú me serás propicio.

 
Capítulo 143
 
 
1OH Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos: Respóndeme por tu verdad, por tu justicia.
2Y no entres en juicio con tu siervo; Porque no se justificará delante de ti ningún viviente.

3Porque ha perseguido el enemigo mi alma; Ha postrado en tierra mi vida; Hame hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.

4Y mi espíritu se angustió dentro de mí; Pasmóse mi corazón.

5Acordéme de los días antiguos; Meditaba en todas tus obras, Reflexionaba en las obras de tus manos.

6Extendí mis manos á ti; Mi alma á ti como la tierra sedienta. (Selah.)

7Respóndeme presto, oh Jehová que desmaya mi espíritu: No escondas de mí tu rostro, Y venga yo á ser semejante á los que descienden á la sepultura.

8Hazme oir por la mañana tu misericordia, Porque en ti he confiado: Hazme saber el camino por donde ande, Porque á ti he alzado mi alma

9Líbrame de mis enemigos, oh Jehová: A ti me acojo.

10Enséñame á hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios: Tu buen espíritu me guíe á tierra de rectitud.

11Por tu nombre, oh Jehová me vivificarás: Por tu justicia, sacarás mi alma de angustia.

12Y por tu misericordia disiparás mis enemigos, Y destruirás todos los adversarios de mi alma: Porque yo soy tu siervo.

 
Capítulo 144
 
 
1BENDITO sea Jehová, mi roca, Que enseña mis manos á la batalla, Y mis dedos á la guerra:
2Misericordia mía y mi castillo, Altura mía y mi libertador, Escudo mío, en quien he confiado; El que allana mi pueblo delante de mí.

3Oh Jehová, ¿qué es el hombre, para que de él conozcas? ¿O el hijo del hombre, para que lo estimes?

4El hombre es semejante á la vanidad: Sus días son como la sombra que pasa.

5Oh Jehová, inclina tus cielos y desciende: Toca los montes, y humeen.

6Despide relámpagos, y disípalos, Envía tus saetas, y contúrbalos.

7Envía tu mano desde lo alto; Redímeme, y sácame de las muchas aguas, De la mano de los hijos de extraños;

8Cuya boca habla vanidad, Y su diestra es diestra de mentira.

9Oh Dios, á ti cantaré canción nueva: Con salterio, con decacordio cantaré á ti.

10Tú, el que da salud á los reyes, El que redime á David su siervo de maligna espada.

11Redímeme, y sálvame de mano de los hijos extraños, Cuya boca habla vanidad, Y su diestra es diestra de mentira.

12Que nuestros hijos sean como plantas crecidas en su juventud; Nuestras hijas como las esquinas labradas á manera de las de un palacio;

13Nuestros graneros llenos, provistos de toda suerte de grano; Nuestros ganados, que paran á millares y diez millares en nuestras plazas:

14Que nuestros bueyes estén fuertes para el trabajo; Que no tengamos asalto, ni que hacer salida, Ni grito de alarma en nuestras plazas.

15Bienaventurado el pueblo que tiene esto: Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová.

 
 
Clic para regresar a Lectura de la Biblia en un año