Génesis
Capítulo 3-5
 

Capítulo 3

 
 
1EMPERO la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
2Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos;

3Mas del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis.

4Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis;

5Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal.

6Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella.

7Y fueron abiertos los ojos de entrambos, y conocieron que estaban desnudos: entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

8Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire del día: y escondióse el hombre y su mujer de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.

9Y llamó Jehová Dios al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

10Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y escondíme.

11Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

12Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dió del árbol, y yo comí.

13Entonces Jehová Dios dijo á la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.

14Y Jehová Dios dijo á la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida:

15Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

16A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti.

17Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste á la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo, No comerás de él; maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;

18Espinos y cardos te producirá, y comerás hierba del campo;

19En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado.

20Y llamó el hombre el nombre de su mujer, Eva; por cuanto ella era madre de todos lo vivientes.

21Y Jehová Dios hizo al hombre y á su mujer túnicas de pieles, y vistiólos.

22Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre:

23Y sacólo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fué tomado.

24Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía á todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

 
Capítulo 4
 
 
1Y CONOCIO Adam á su mujer Eva, la cual concibió y parió á Caín, y dijo: Adquirido he varón por Jehová.
2Y después parió á su hermano Abel. Y fué Abel pastor de ovejas, y Caín fué labrador de la tierra.

3Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda á Jehová.

4Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de su grosura. Y miró Jehová con agrado á Abel y á su ofrenda;

5Mas no miró propicio á Caín y á la ofrenda suya. Y ensañóse Caín en gran manera, y decayó su semblante.

6Entonces Jehová dijo á Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro?

7Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está á la puerta: con todo esto, á ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

8Y habló Caín á su hermano Abel: y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y le mató.

9Y Jehová dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano?

10Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama á mí desde la tierra.

11Ahora pues, maldito seas tú de la tierra que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano:

12Cuando labrares la tierra, no te volverá á dar su fuerza: errante y extranjero serás en la tierra.

13Y dijo Caín á Jehová: Grande es mi iniquidad para ser perdonada.

14He aquí me echas hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé; y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.

15Y respondióle Jehová: Cierto que cualquiera que matare á Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo hiriese cualquiera que le hallara.

16Y salió Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén.

17Y conoció Caín á su mujer, la cual concibió y parió á Henoch: y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Henoch.

18Y á Henoch nació Irad, é Irad engendró á Mehujael, y Mehujael engendró á Methusael, y Methusael engendró á Lamech.

19Y tomó para sí Lamech dos mujeres; el nombre de la una fué Ada, y el nombre de la otra Zilla.

20Y Ada parió á Jabal, el cual fué padre de los que habitan en tiendas, y crían ganados.

21Y el nombre de su hermano fué Jubal, el cual fué padre de todos los que manejan arpa y órgano.

22Y Zilla también parió á Tubal-Caín, acicalador de toda obra de metal y de hierro: y la hermana de Tubal-Caín fué Naama.

23Y dijo Lamech á sus mujeres: Ada y Zilla, oid mi voz; Mujeres de Lamech, escuchad mi dicho: Que varón mataré por mi herida, Y mancebo por mi golpe:

24Si siete veces será vengado Caín, Lamech en verdad setenta veces siete lo será.

25Y conoció de nuevo Adam á su mujer, la cual parió un hijo, y llamó su nombre Seth: Porque Dios (dijo ella) me ha sustituído otra simiente en lugar de Abel, á quien mató Caín.

26Y á Seth también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron á llamarse del nombre de Jehová.

 
Capítulo 5
 
 
1ESTE es el libro de las generaciones de Adam. El día en que crió Dios al hombre, á la semejanza de Dios lo hizo;
2Varón y hembra los crió; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adam, el día en que fueron criados.

3Y vivió Adam ciento y treinta años, y engendró un hijo á su semejanza, conforme á su imagen, y llamó su nombre Seth.

4Y fueron los días de Adam, después que engendró á Seth, ochocientos años: y engendró hijos é hijas.

5Y fueron todos los días que vivió Adam novecientos y treinta años, y murió.

6Y vivió Seth ciento y cinco años, y engendró á Enós.

7Y vivió Seth, después que engendró á Enós, ochocientos y siete años: y engendró hijos é hijas.

8Y fueron todos los días de Seth novecientos y doce años; y murió.

9Y vivió Enós noventa años, y engendró á Cainán.

10Y vivió Enós después que engendró á Cainán, ochocientos y quince años: y engendró hijos é hijas.

11Y fueron todos los días de Enós novecientos y cinco años; y murió.

12Y vivió Cainán setenta años, y engendró á Mahalaleel.

13Y vivió Cainán, después que engendró á Mahalaleel, ochocientos y cuarenta años: y engendró hijos é hijas.

14Y fueron todos los días de Cainán novecientos y diez años; y murió.

15Y vivió Mahalaleel sesenta y cinco años, y engendró á Jared.

16Y vivió Mahalaleel, después que engendró á Jared, ochocientos y treinta años: y engendró hijos é hijas.

17Y fueron todos los días de Mahalaleel ochocientos noventa y cinco años; y murió.

18Y vivió Jared ciento sesenta y dos años, y engendró á Henoch.

19Y vivió Jared, después que engendró á Henoch, ochocientos años: y engendró hijos é hijas.

20Y fueron todos los días de Jared novecientos sesenta y dos años; y murió.

21Y vivió Henoch sesenta y cinco años, y engendró á Mathusalam.

22Y caminó Henoch con Dios, después que engendró á Mathusalam, trescientos años: y engendró hijos é hijas.

23Y fueron todos los días de Henoch trescientos sesenta y cinco años.

24Caminó, pues, Henoch con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

25Y vivió Mathusalam ciento ochenta y siete años, y engendró á Lamech.

26Y vivió Mathusalam, después que engendró á Lamech, setecientos ochenta y dos años: y engendró hijos é hijas.

27Fueron, pues, todos los días de Mathusalam, novecientos sesenta y nueve años; y murió.

28Y vivió Lamech ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo:

29Y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras, y del tabajo de nuestras manos, á causa de la tierra que Jehová maldijo.

30Y vivió Lamech, después que engendró á Noé, quinientos noventa y cinco años: y engendró hijos é hijas.

31Y fueron todos los días de Lamech setecientos setenta y siete años; y murió.

32Y siendo Noé de quinientos años, engendró á Sem, Châm, y á Japhet.

 
 
Clic para regresar a Lectura de la Biblia en un año